lunes, 31 de octubre de 2016

Como saber el valor (aproximado) de una moneda antigua


valuación de monedas antiguas
¿Cómo saber el valor de una moneda antigua?

Permanentemente recibo consultas de personas que quieren saber el valor de una moneda que poseen. Ya que no me es posible, por cuestiones de tiempo, responder individualmente a todas las preguntas de este tipo que recibo, redacté hace ya unos años la primera versión de esta entrada para contar con un texto estándar al que derivar a los que me preguntaban. Ahora he actualizado diversos datos y links y vuelvo a publicarla para que cumpla la misma función de dar respuesta a las consultas.


Aclaraciones generales – valor de mercado y valor de venta


En primer lugar, tengo que comenzar con una aclaración sumamente básica. El valor de una moneda, como el de cualquier bien, deriva del juego siempre variable de la oferta y la demanda en un mercado. Por ello, toda valuación tiene siempre un componente subjetivo muy importante y es provisoria. Los factores que afectan el valor de una moneda son complejos, así que os recomiendo primero la lectura de esta entrada al respecto: Valor de monedas antiguas - 10 factores clave que lo afectan.

Es muy importante, además, tener en cuenta que si logramos identificar el “valor de mercado” aproximado de una moneda, ello no significa que sea posible obtener ese monto mediante su venta. Un comerciante numismático siempre ofrecerá una cifra sensiblemente menor al ”valor de mercado” de una moneda (generalmente un 50% menos), pues él pretende hacer una. El porcentaje puede parecer alto pero no lo es si tenemos en cuenta que es muy probable que venderla tome un tiempo considerable y que requerirá esfuerzo y conocimiento. La alternativa es la consignación de la pieza a un comerciante especializado (muchos ofrecen este servicio, por lo menos a sus clientes) o a una casa de subastas (esto sólo es posible por lo general en el caso de monedas de mayor interés). Además, el proceso de venta demorará por lo menos algunos meses y el valor final a obtener es incierto pues depende del resultado de la puja entre los eventuales interesados. También puede suceder que no haya interesados y que el lote quedé sin vender.

valor de monedas antiguas precio de monedas


El valor de una moneda antigua - Conseguir una opinión fundada


Es muy difícil que una persona sin conocimientos del mercado numismático pueda ofrecer una estimación adecuada del valor de una moneda antigua. Por ello, lo mejor que puede hacerse es recurrir a una persona que cuente con esos conocimientos. ¿Dónde puede encontrársela? Lo más fácil es recurrir a una tienda numismática o especializada en bienes coleccionables, a un club o asociación numismática, o a una casa de subastas. En algunos países es posible consultar, además, instituciones públicas como museos, institutos o asociaciones. En todos estos lugares puede, además, obtenerse por lo menos una opinión sobre si la pieza en cuestión es auténtica.

Por supuesto, muchos no cuentan con la posibilidad de acceder con facilidad a ninguna institución del tipo señalado, especialmente en Latinoamérica, donde son mucho menos comunes que en España y otros países europeos o en los EE.UU. (Quienes viven en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay o Cuba pueden consultar esta lista de tiendas numismáticas).

Realizar una consulta de este tipo puede, además, implicar ciertos costos, por lo menos de viaje. Internet puede, en ese caso, ser de ayuda, pero sólo como una primera aproximación al problema, para ver si la moneda que tenemos amerita mayores esfuerzos y gastos para conseguir la opinión de un experto. 

Existen sitios web que ofrecen evaluar una moneda a partir de una fotografía de la misma. Es importante destacar que cualquier análisis y valuación seria de una moneda puede hacerse sólo a partir del estudio del original y no de una fotografía y descripción, por precisas que éstas puedan ser. El análisis de una fotografía puede, sin embargo, ser un punto de partida para determinar si la pieza justifica un análisis más exhaustivo.


Buscar información en la web


El primer paso para formarse una idea del valor de una moneda antigua es lograr una identificación precisa de la misma, es decir, su denominación, datación, etc. Es, ciertamente, el paso más difícil. Si carecemos de todo detalle al respecto, lo mejor será consultar con alguien que tenga algún conocimiento general.

Tasación de monedas antiguas

Algunos grandes catálogos digitales online cuentan con buscadores  que pueden ayudar a identificar una moneda y a formarse una primera idea de su posible valor. En mi opinión los catálogos más útiles son los siguientes:

En español:

Wikimoneda (que tiene un muy útil buscador)

En inglés la oferta es mucho más amplia:

acsearch (es el más práctico, porque es básicamente un buscador de resultados de subastas, pero requiere de una suscripción para conocer los valores)

La mayoría de estos catálogos incluyen información sobre los valores alcanzados por las piezas respectivas en subastas organizadas por las grandes casas numismáticas del mundo. Por lo general, en ellos se encuentra representado el sector más destacado del mercado numismático.


Gradación


Para poder estimar mejor el valor de una moneda antigua es necesario determinar, además, aunque sea en modo aproximado, su grado de conservación, es decir, su gradación. El valor de dos ejemplares de una misma acuñación puede variar enormemente de acuerdo al estado respectivo de cada uno. Existe una escala para expresar en forma clara la condición en que se encuentra una moneda. Se trata de una convención general que es utilizada internacionalmente (Para saber más de esta escala podéis leer esta entrada sobre la gradación de monedas antiguas). Sólo un especialista puede certificar la gradación de una moneda, pero con un poco de atención cualquiera puede formarse una idea aproximada de en qué nivel se ubica un ejemplar específico.

En el caso de monedas del Imperio Romano uno cuenta con un auxilio especialmente valioso en la página Roman Imperial Coins de Fréderic Weber, que ofrece un catálogo completo acompañado de tablas de valores desglosadas para los distintos niveles de gradación. La misma ayuda ofrecen catálogos impresos como los excelentes volúmenes de Monedas Romanas de Damián Salgado, o los libros de David R. Sears (en inglés). 

En conclusión, a todos los que me preguntan les recomiendo el siguiente curso de acción: Si no es posible consultar con facilidad a alguien que cuente con conocimientos numismáticos, entonces hay que realizar una investigación preliminar aprovechando los recursos de internet para tener una primera idea del valor de una moneda. Dependiendo de los resultados, uno puede entonces decidir si la moneda amerita invertir algo de dinero y esfuerzo en encontrar una opinión informada.